La “Sherlocked”, la convención oficial de la serie Sherlock, nos deja una sensación agridulce.

Este fin de se ha celebrado en el Excel London de Londres la segunda convención oficial de la serie Sherlock, la llamada Sherlocked. Nuestra colaboradora Mónica Torralba estuvo allí y nos explica su experiencia.

Después de que se inaugurara el viernes sin la presencia de ningún actor ni miembro del equipo y únicamente para que los fans pudieran dejar su dinero en las numerosas tiendas de productos oficiales de la convención y la BBC, la jornada fuerte era el sábado y hasta allí nos fuimos con la esperanza de ver a todo el elenco, incluido el protagonista, el nominado al Oscar de la Academia Benedict Cumberbatch.

Colas interminables desde las 7 de la mañana en un día lluvioso en la ciudad. Menos mal que es Excel es un recinto cerrado. La organización organizó los grupos de personas según sus pases Platinum, Gold, Silver, weekend pass o daily pass, con unos precios que oscilaban entre las 30 libras y las 2.995 libras (sí, 2.995).

Una vez dentro del recinto, más colas para conseguir fotos con los protagonistas de la serie, colas para conseguir un autógrafo, más colas para entrar a las charlas que se iban alternando en el escenario principal e incluso una cola para acceder a la tienda de la BBC que nosotros, como buenos españoles, nos saltamos. Eso sí, todo previo pago. Lo único gratis (bueno, después de pagar la entrada) era una interesante exposición de material original de la serie y hacerse una foto ante una reproducción de la puerta del 221B de Barker Street, que, total, ya que estabas en Londres, casi mejor te acercabas a la original, a la del Museo Sherlock Holmes o a la puerta que aparece en la serie, que no está en Barker Street, sino en el 187 de North Gower Street, en Camden.

Trajes originales de la serie

Trajes originales de la serie

Para los fanáticos de la serie, es decir, todos los que estábamos allí, fue curioso ver a todo el elenco y a los creadores de la ficción firmando autógrafos y pasando por tu lado cada vez que iban y venían de las diferentes actividades. En el escenario secundario se sucedían charlas sobre los títulos de créditos, los efectos especiales o la nueva app de la serie. Acudí a la charla de Benedict Cumberbath e incluso tuve ocasión de hacerme una foto con él confirmando que, tal como aparente, es un tipo sencillo que no reúsa el contacto directo con su público. Un diez para todos los actores, que estuvieron accesibles y simpáticos durante las 9 horas que duró la jornada. Todos ellos, excepto Cumberbatch, repetirían el domingo. Nada se supo de Martin Freeman. Se rumoreaba que, aunque estaba en Londres, se había negado a participar en la convención.

Benedict Cumberbatch durante su charla

Benedict Cumberbatch durante su charla

Aunque fuera la segunda vez que se celebraba, los voluntarios encargados de poner un poco de orden entre los fans , se vieron sobrepasados por la multitud y algunos incluso estallaron en un ataque de nervios y poniéndose a llorar. También, aunque se valora el esfuerzo por reunir a todas las personalidades relacionadas con la serie, se hubiera agradecido que con la entrada, que no era nada barata, se hubiera podido hacer algo más que comprar y gastar más dinero. Porque lo único que quedaba claro cuando salías de allí es que aquello era un negocio redondo. Sin ir más lejos, a primera hora de la tarde se celebró una subasta de artículos originales utilizados en la serie y, por ejemplo, un guión del primer episodio se vendió por 1600 libras y una pastilla utilizada también en el primer episodio por 600 libras.

¿Se volverá a celebrar? Claro que sí. Ha sido un negocio millonario para los organizadores. ¿Deberían los fans volver a visitarla? No. Ha sido convención pobre que te dejaba con la sensación de haber pagado más de lo que realmente valía.

Mónica Torralba.

Editorial California.

Londres